==> Artículo 347. El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución. <==

...

Derecho a la Participación: Derecho a participar como individuos, asociaciones o comunidades, ante y a través del Estado mediante, Peticiones, Iniciativas populares,el ejercicio de control ciudadano independiente, solicitud de sanciones, elegir y ser elegido y solicitar o participar en consultas públicas.

...

Derecho a la Reunión Pacífica: libertad pública individual que faculta a un grupo de personas a concurrir temporalmente en un mismo lugar, pacíficamente y sin armas, para cualquier finalidad lícita y conforme a la ley

...

Derecho a la Educación: Toda persona tiene derecho a la educación. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos

...

Derecho a la Asociación: Libertad de fundar o establecer asociaciones o sindicatos, elegir libremente con quien asociarse o no, decidir libremente fines, objetivos y medios y funcionar sin injerencias estatales en sus asuntos internos.

...

RENACER EDUCATIVO Y RESURRECCIÓN DEL PAÍS.

RENACER EDUCATIVO Y RESURRECCIÓN DEL PAÍS
Luis Ugalde
La educación está destrozada en todos sus niveles y el Nuevo Gobierno debe hacer de la educación el alma del renacer de la nueva Venezuela.
Tenemos que ser muy realistas sobre el actual ánimo decaído de los Actores de la educación y las claves para su cambio. Con los actores apagados, de nada sirve señalar tareas y planes necesarios, los actores tienen prioridad estratégica.
En la escuela los actores fundamentales son los educandos y los educadores, pero para que la escuela renazca y se transforme la educación nacional, la Familia, el Estado, la Sociedad Civil, la Empresa y el Gobierno son básicos. La sociedad entera debe saber y defender que no es posible la recuperación de Venezuela sin el renacer de la escuela y de que ésta requiere un renovado apoyo educativo (no solo económico) de toda la sociedad. Como después de una guerra devastadora, la movilización de conciencias y de recursos ha de ser general y la nueva conciencia y el voluntariado son tan importantes o más que los recursos económicos escasos. El nuevo Presidente tiene que ser el primer educador con su ejemplo en ciudadanía y ética.
Educadores y educandos. Actualmente entre las educadoras/es prevalece un estado de ánimo de víctimas maltratadas, carentes de estímulos para esforzarse en mejorar la escuela y buscando oportunidades de vida fuera del país o en alguna otra actividad; actitud comprensible, pues realmente los educadores están maltratados y la escuela abandonada. Algo similar se puede decir de los niños y de los jóvenes carentes de comida y de otros apoyos escolares, con dificultades de transporte y obligados a buscar ingresos para la sobrevivencia de la familia.
La Sociedad Educadora y la Emergencia. Es Venezuela entera la que necesita resurgir transformando su capacidad educadora. Lejos de los viejos (y más recientes) enfrentamientos entre quienes atribuían a la familia la central responsabilidad educadora y quienes exigían la exclusiva para el “Estado docente”, ahora hay que elevar al máximo la sinergia educativa de la familia, el Estado, y la sociedad entera, reforzándose mutuamente en la producción de calidad educativa para que la sociedad se vuelva exitosa. Las empresas para resurgir necesitan una educación muy superior a la que tenemos en esta Venezuela en ruinas. Como nunca antes debemos hacernos conscientes de la enorme influencia y potencialidad de los medios de comunicación social (tradicionales y virtuales) tan influyentes en la modelación y educación de los niños y de la juventud. En millones de venezolanos hay que elevar al máximo posible los valores espirituales y ciudadanos, como el reconocimiento del otro y la solidaridad, deseando para los demás el bien que queremos para nosotros mismos. Así mismo hay que cambiar radicalmente la deformación de pensar que la “riqueza” de Venezuela está en la minería y en los recursos naturales y no en las personas, en su preparación profesional con saberes instrumentales para producir y agregar valor con todo lo que hacemos. Es indispensable propiciar un reencuentro entre el sistema educativo y la empresa productiva, pues el desencuentro entre ambas lleva a que la empresa no sea mundialmente competitiva a causa del bajo nivel de todo su personal.
Estamos en emergencia y no debemos caer en la ilusión de que se puede salir de ella de inmediato, con solo cambiar de gobierno. Dentro de nosotros está nuestra riqueza y también nuestra miseria. Me atrevo a decir que junto a actividades industriales y agrícolas que trabajan al 20% de su
capacidad instalada, la capacidad educativa de la sociedad venezolana está activada por debajo del 10%. La capacidad educadora interior (valores y creatividad), hoy tan subutilizada o incluso pervertida en millones de venezolanos, ha de ser el motor del cambio de ánimo y la elevación productora ciudadana. La pedagogía del nuevo gobierno tiene que activar y estimular el espíritu de un pueblo que se levanta de la actual postración y se pone en pie de marcha, creando un nuevo y contagioso clima educativo, democrático y ciudadano. Que todos sintamos esta tarea pública como responsabilidad de cada uno y que ningún sector exija exclusividad educativa, ni se sienta excluido.
Dicho eso concentrémonos en la escuela. En los orígenes del Pedagógico y del Magisterio, (y de múltiples asociaciones educativas como la AVEC, ANDIEP…) el espíritu pionero animó todas las iniciativas gremiales con el propósito de que en Venezuela no hubiera ni pueblo, ni niño, sin escuela buena. Hoy por el contrario el maestro se siente maltratado, empujado a abandonar la escuela, o a trabajar a desgana y a media máquina. Con este maltrato social y desaliento, faltan decenas de miles de jóvenes vocaciones educadoras que necesitamos, bien preparados, valorados y con ánimo y audacia creativa.
Para educadores, ayer indoctrinados con el “socialismo del siglo XX” y hoy desengañados, se han de organizar encuentros de reanimación democrática, de manera que todos nos sintamos llamados y protagonistas del renacer democrático.
Jubilados y voluntarios. Cada escuela requiere respuestas audaces, heterodoxas, irreverentes y creativas, sin esperar todo del Ministerio. Los jubilados tienen mucho de lo que hace falta, pero la ley les prohíbe volver, aun cuando tengan la excelente edad y sabiduría de 50 o 60 años. Es importante mover y organizar no menos de 200.000 estudiantes universitarios voluntarios, comprometidos, y organizados, para el refuerzo escolar en primaria y en secundaria, desarrollando así en ellos y en los niños capacidades y extraordinarios valores.
Rescate escolar de los docentes y de los alumnos. Desde el primer momento tiene que estar cuantificado y previsto el modo de recuperar el transporte para docentes y alumnos y el salario de los docentes, su seguridad social, los estímulos a su productividad escolar y creatividad y el transporte para docentes y alumnos. Así mismo la alimentación escolar empezando por los más pequeños y necesitados ha de estar cuantificada y con la logística apropiada desde el día en que amanezca la democracia. Los niños y jóvenes tienen que recuperar el gusto por el aprendizaje y la escuela y en ésta se tiene que producir la sinergia virtuosa y multiplicadora del Estado, de la acción gubernamental, de las familias y de los educadores. Todo ello con una gran flexibilidad curricular para salvar lo esencial.
Luis Ugalde, 14.04.19

Universidad indígena Amazonas, otro engaño más

La indolencia del gobierno se expresa de múltiples formas y una de ellas es su poco interés frente a proyectos iniciados

En ese recorrido por Puerto Ayacucho me causó indignación ver en ruinas lo que fue un gran proyecto; La Universidad Indígena de Amazonas, fundada en 2010 en el marco de la Misión Alma Mater.

Al llegar Maduro al poder, en dos oportunidades ha prometido que se culminará la obra, Ocho años después de creada en el papel la universidad, y tras siete de haberse iniciado la construcción, tan solo se ha logrado levantar un 60% y se encuentra totalmente abandonada..

Articulo completo : Universidad indígena Amazonas, otro engaño más – Efecto Cocuyo

Jo D’Elia: “La sociedad civil tendrá un rol determinante en el rescate de la democracia en Venezuela”

El director ejecutivo de Civilis DDHH, Jo D’Elia, considera que –pese a las adversidades– el movimiento de derechos humanos en el país da grandes aportes para lograr la reconstrucción de la nación y volver a un sistema de plenas libertades. Su vida transcurre en una incansable dedicación a la investigación, promoción y defensa de los derechos de la sociedad civil

Una de las lineas de trabajo de CIVILIS  son las capacidades de resiliencia cívica que debe desarrollar la sociedad civil en Venezuela para continuar trabajando en el contexto actual de características opresivas a fin de contribuir al rescate de la democracia. Otra línea es reforzar la documentación de las violaciones a los derechos humanos que se dan de manera masiva y con patrones sistemáticos en casi todo el país

 

Entrevista completa: Jo D’Elia: “La sociedad civil tendrá un rol determinante en el rescate de la democracia en Venezuela” – Crisis en Venezuela

¡Supraconstitucional! – Luis Ugalde

 

Supraconstitucional significa que está por encima de toda Constitución. Venezuela vive y agoniza en el reino de la supraconstitucionalidad. Los reyes absolutos eran supraconstitucionales y ningún súbdito podía juzgarlos, ninguna ley condenarlos, por criminales que fueran. Los dictadores de derecha e izquierda son supraconstitucionales; Stalin, Mao Castro, Luis XIV, Hitler, Franco, Videla, Pinochet…La asamblea nacional constituyente pretende ser supraconstitucional, es decir, dictatorial, que puede juzgar, condenar, hacer o deshacer todo lo constituido. El régimen, agobiado por su fracaso total, se sacó de una manga la ANC. En una democracia solamente es legítima la asamblea constituyente que es convocada por el voto universal y secreto del poder originario ciudadano para hacer una Constitución que, luego de ser aprobada por el voto del pueblo soberano, entra en vigencia.La actual ANC no fue convocada por el poder originario del pueblo, fue fraudulenta su elección con voto corporativo de algunas agrupaciones arbitrariamente definidas por el Ejecutivo, y nunca existieron, ni siquiera, la mitad de los votos que proclamaron. La ANC es usada fraudulentamente para convocar a elecciones, anular a rivales electos, hacer leyes, regular precios, castigar y perseguir a todo lo constituido que no sea del gusto del gobierno. Los dictadores siembran el odio y persiguen a los que no se sometan. Estos amenazaron con freír las cabezas de los adecos, mandaron al infierno a los obispos porque tenían el demonio debajo de la sotana, sembraron el odio contra los empresarios, criminalizaron a los opositores; llenan de insultos a presidentes de otros países y promueven programas televisivos sembradores de odio con “hojillas” y “mazos dando”. En el colmo del amor, ahora han sacado una ley contra el odio que les permite perseguir “legalmente” a quienes disientan y critiquen al régimen. Ley para perseguir ideas, sentimientos e intenciones. Como los dictadores criminales (Stalin y compañía) obligaban a sus rivales a confesiones públicas y arrepentimientos, antes de fusilarlos.Se fomenta la constitucionalización de todo, hasta del pasaje estudiantil; por ese camino pronto blindarán el derecho de los neonatos al consumo de leche materna. Todo lo constituido debe someterse a lo supraconstitucional: asamblea nacional, gobernadores, alcaldes, candidatos presidenciales, presidentes electos, rectores, empresarios, equipos de beisbol, párrocos y obispos. Por eso la ANC no dura unos meses sino que se dio un plazo de dos años prorrogables para tener todo el control de este período presidencial y del comienzo del otro.Ciertamente es un hecho que en Venezuela existe la ANC, como lo ha dicho hace poco algún genio político, pero es una asamblea dictatorial constituida. Una asamblea de militantes cuya opinión hay que conocer, pero de ninguna manera es supraconstitucional y sería una barbaridad reconocerle su pretendida supraconstitucionalidad. La ANC existe como una monstruosidad dictatorial a la que ningún demócrata puede reconocer moralmente, ni someterse legalmente. Una cosa es no ignorar su existencia y pretensiones y otra subordinarse a su dictadura.Si Venezuela quiere salir de esta tragedia, rescatar su Constitución y la vida democrática, es indispensable la negociación con buen acompañamiento internacional. Pero sería una locura acoger como moneda de cambio la pretensión gubernamental de reconocer la supraconstitucionalidad de la ANC, creada para matar la democracia y la Constitución.La ANC no tiene más capacidad que la que le otorga la sumisión de los súbditos, por miedo, coacción y necesidad. Pero su impotencia es evidente. Si fuera poderosa, con un decreto revertiría el milagro al revés de 1 millón de bolívares de hoy que valen igual que un bolívar de hace 10 años, o que un Toronto cueste más que 4.000 litros de gasolina. Con otro decreto abriría las puertas del país a 2 millones de venezolanos aventados por el mundo en busca de vida. La ANC es expresión de la impotencia de un gobierno agonizante, que ha hundido al país en la miseria y en la desesperación.

Publicación original : ¡Supraconstitucional!

La educación castigada, por Luis Ugalde

 

Empezamos el año escolar lleno de dificultades e incertidumbres. En las angustias y dolores de la gente parecen pesar más el hambre y la falta de medicinas que nos acercan a la agonía física.

Educación en valores. El régimen se ha esforzado en convertir el sistema educativo en currículo de adoctrinamiento para formar “socialistas”. La escuela se ha vaciado de valores: el ambiente de desprecio a la vida y la falta de solidaridad y de aprecio del que es diverso, vacían la escuela de espíritu, ciudadanía plural y de construcción de familia y de nación.

Pero el mayor ataque a la educación es el sistemático castigo a los educadores. Miles de ellos se han ido del país por la discriminación y presión ideológica y el creciente empobrecimiento que los deprime a nivel o por debajo del salario mínimo. Los sucesivos aumentos salariales disparan más la inflación y en pocos años han reducido el poder adquisitivo a la mitad. De este empobrecimiento no se escapan las universidades. Cuando en reuniones internacionales informamos lo que gana un educador en Venezuela, no se lo creen ni siquiera los educadores de los países más pobres de América Latina. Las universidades autónomas están desmanteladas, varias han perdido 30% de sus profesores y llevan 8 o 10 años con prohibición arbitraria de elegir sus autoridades. Cientos de miles de estudiantes se ven obligados a dejar la universidad para buscar sustento, o a abandonar el país en procura de oportunidades y esperanza.

Articulo completo aqui: La educación castigada, por Luis Ugalde